"Se resolvió el misterio: Alan García no es Doctor" (sic)

Leyendas de Paris

"Paris, La Ciudad Luz, posee su lado oscuro. Leyendas urbanas y misterios tradicionales se susurran en sus oscuros callejones, sus edificios góticos y sus catacumbas mortuorias. Mientras que sus habitantes se alistan para celebrar Halloween y El Día de los Muertos, los secretos más terribles resurgen de las profundidades de la memoria colectiva, y las almas que se atrevan a desviarse de los caminos pavimentados de la capital podrían descubrir un mundo aterrador después del anochecer. Desde los susurros del diablo en la Catedral de Notre-Dame hasta el tortuoso laberinto de las catacumbas donde aparece un misterioso vagabundo, pasando por el Fantasma de la Ópera, Belphégor o el panteón encantado de Père-Lachaise, he aquí cinco historias inexplicables que todavía hacen tembrar los muros de París.
LAS CERRADURAS DEL DIABLO DE NOTRE DAME:
Una parte de Notre-Dame de Paris sería obra del diablo? La leyenda del artesano Biscornet lo confirmaría. Es en el siglo XIV que a este aprendiz de cerrajero se le habría confiado la fabricación de la puerta de hierro de Sainte-Anne, situado en la fachada principal del edificio. El aprendiz, alarmado por la magnitud de la tarea, recibe en la noche la visita del diablo. Éste último acepta acabar el trabajo a cambio del alma del cerrajero, que murió poco después de terribles sufrimientos. Símbolo de la presencia del diablo, la puerta de Sainte-Anne no pudo ser abierta, el día de su instalación, después de ser rociado con agua bendita. En la actualidad el alma de Biscornet todavía flotaría en Notre-Dame.
EL VAGABUNDO DE LAS CATACUMBAS:
En las catacumbas donde están apilados los huesos de 6 millones de personas, un extraño ser deambula por las noches. Esta historia del hombre verde aterroriza a los aficionados a las Catacumbas. Una respiración, una presencia... y la piel de gallina garantizada, ya que los noctámbulos de las Catacumbas se transmiten esta historia desde fines del siglo XVIII, cuando fue ordenada la gran transferencia de cuerpos putrefactos del cementerio de Saints-Innocents. Los testimonios hablan de un vagabundo ágil y saltarín que desaparece tan rápido como aparece, de un alma errante que grita estruendosamente...
LA ÓPERA ENCANTADA POR UN FANTASMA MISTERIOSO:
Según Gastón Leroux, autor de El Fantasma de la Ópera (1910), su libro está basado en hechos reales. A fines del siglo XIX, la muerte de un maquinista, la caída de un candelabro y el testimonio de una cantante que escuchó murmurar su nombre habrían alimentado el rumor. El descubrimiento, por trabajadores, de un cadáver enterrado en el sótano en 1907 reavivó los rumores de un alma errante en el lugar.
BELPHÉGOR, EL GUARDIÁN DEL LOUVRE:
Para cuidar sus mejores obras, el Museo del Louvre posee, según la leyenda, un vigilante que nunca fue contratado: el terrible Belphégor. Para algunos un misterioso fantasma, una momia con poderes malignos para otros, él recorre durante la noche los innumerables corredores del Louvre. Aparece y desaparece sembrando el pánico y la muerte entre los verdaderos guardianes del museo. Es el periodista Arthur Bernède que, en su obra de los años '20, fue el primero en mencionar la leyenda de Belphégor. Enseguida toda Francia se apasionará por la versión televisiva de sus aventuras, en 1965, antes de que la actriz Sophie Marceau lo interpretara en una película.
LA MALDICIÓN DE PÈRE-LACHAISE:
En el cementerio de Pere-Lachaise, la sepultura de la Princesa Stroganoff-Demidov, quien murió en 1818 en París, aún causa intriga. Esta heredera de una millonaria familia rusa, propietaria de minas de oro, habría prometido su fortuna a aquél que osara permanecer a su lado, durante un año, en su propia tumba... Sólo que nadie pudo superar la primera noche, la muerte o la locura se apoderaba de los aficionados...".

Artículo aparecido en Direct Matin (29/10/2010)
Foto y traducción: DSBL/Catedral de Notre Dame (Paris, 2010).
Publicado por DSBL en a la(s) 16:54

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hable ahora o calle para siempre